publicidad face.png

© 2013 - 2016, BurritoMOOD. All rights reserved

Credits. - Site by Sr. Pandda

AL CIELO

  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Google+ Icon

Xalapa - Enríquez, México

Un increíble recorrido para verlas llegar a su hogar

El pasado domingo 4 de agosto participé en la liberación de tortugas con el grupo de ciclistas “Amigos del pedal”. Mi experiencia particular consistió en recorrer 40 kilómetros de una montaña en una bicicleta que le fallaban las velocidades, la llanta baja de atrás -pese a que la cámara había sido cambiada-, el asiento no estaba ajustado a una altura adecuada y se iba hacia adelante y atrás, pero no se podía arreglar porque le faltaba una pieza, un pedal estaba roto y el freno de enfrente estaba muy desgastado, por lo que se tambaleaba la llanta de adelante al utilizarlo con riesgo de derraparse y tirarme de la bicicleta.

 

Además del sol abrazador y poco viento, y a pesar de todos estos factores de dificultad, valió la pena cada momento de duro esfuerzo, porque ayudar en el campamento tortuguero Santander a que 130 tortugas llegaran a su sublime destino, el mar, fue y será una de las mejores experiencias de mi vida; muy enriquecedora emocionalmente, hermosa en su totalidad y, por lo mismo, bastante conmovedora.

 

Las pequeñas huellas marcadas en la arena, dejando atrás la distancia con mucho esfuerzo y con peligro de aves marinas y gente inconsciente que trafica con ellas, las caza para comerlas o aparta de su hogar para tenerlas de mascotas, me hizo pensar que no somos nada ante este imponente mundo. Sin embargo, somos demasiado cuando hacemos buenas obras para colaborar a que la vida siga y prospere.

 

Una tortuga, que al nacer no llega ni a los 8 cm, se enfrenta a la inmensidad del océano, así como a personas, temperatura, depredadores, buscar comida ella sola y, lamentablemente, el problema actual recurrente de toparse con basura. Todo ser vivo tiene derecho a que respeten su ambiente, merece ser libre, encontrarse con un hábitat que tenga comida suficiente y que no esté rodeado de más de 40 kilómetros de desechos de tóxicos, pero sobre todo de convivir con personas que procuran el bienestar de su entorno.

 

Este viaje refuerza y confirma aún más que somos de la naturaleza y no a la inversa, por lo que hay que ser conscientes de ello y no olvidar que contribuir es invaluable.

Please reload

el rapero Dharius se presentara en xalapa
Please reload